Benjamin-Nicolau 's

Environm Ciencia, Tecnologia y Economia

UE celebra 30 años de la Directiva de Aves

Posted by benjamin-nicolau en marzo 31, 2009

Medio ambiente: La UE celebra los 30 años de la Directiva de Aves

El 2 de abril celebra su 30 aniversario la Directiva de Aves, primer acto legislativo de la UE para la protección de la naturaleza.

Es uno de los principales logros de la política europea de medio ambiente y el núcleo de la estrategia de la UE para detener la pérdida de biodiversidad.

La Directiva de Aves ha desempeñado un importante papel a la hora de invertir la tendencia a la desaparición de algunas de las especies de aves más amenazadas de Europa, en especial por medio de las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Gracias a medidas específicas adoptadas por la Unión Europea, los gobiernos nacionales, conservacionistas y voluntarios para aplicarla sobre el terreno, muchas aves tienen ante sí un futuro mucho más halagüeño. Es el caso de especies tales como la espátula común (Platalea leucorodia), el pigargo europeo (Haliaeetus albicilla) o el águila imperial ibérica (Aquila adalberti). En la actualidad existen aproximadamente 5 000 ZEPA, que ocupan más del 10 % de la superficie de la UE y forman parte integrante de la red ecológica Natura 2000. La Directiva de Aves es un ejemplo excelente de responsabilidad compartida y cooperación entre los 27 Estados miembros de la Unión. El Comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ha declarado lo siguiente: «La Directiva de Aves es uno de los grandes éxitos de la política medioambiental de la UE. Representa la materialización de nuestro compromiso a favor de la biodiversidad en el mundo. Las aves no son sólo intrínsecamente hermosas y una parte inestimable de nuestro patrimonio natural, sino que, además, actúan de indicadores vitales de la salud del medio ambiente. Las aves silvestres europeas se han visto sumamente favorecidas por las estrictas normas de la Directiva. No obstante, hay aún grandes retos pendientes para garantizar la salud a largo plazo de las poblaciones de aves. La Directiva es tan pertinente hoy como lo fue 30 años atrás, y va a desempeñar un papel fundamental en el éxito de nuestra política de biodiversidad durante mucho tiempo aún.». La Directiva de Aves – Un éxito rotundo Treinta años después de su adopción, la Directiva de Aves sigue siendo el acto legislativo más importante de la UE para la protección de las aves europeas. Es, también, el mayor éxito de la política de medio ambiente de la Unión. Un estudio publicado en la revista Science confirma que esa Directiva ha contribuido considerablemente a detener la reducción de las poblaciones de algunas de las especies de aves más amenazadas de Europa. La mejora de las perspectivas de futuro para aves tales como el petrel de Madeira (Pterodroma madeira), el pelícano ceñudo (Pelecanus crispus) y el cormorán pigmeo (Phalacrocorax pygmaeus) se debe, en muy gran medida, a la creación de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). La red de casi 5 000 ZEPA ocupa más del 10 % de la superficie terrestre de Europa, así como grandes zonas marinas costeras. La Directiva de Aves es un excelente ejemplo de cooperación eficaz a nivel internacional. Cuando se adoptó en 1979, la UE estaba compuesta sólo por nueve Estados miembros. Hoy, la cooperación se ha extendido a toda la UE ampliada, y existen ZEPA en los 27 Estados miembros. En toda la UE se aplican las mismas normas de protección de las aves, y la Comisión controla rigurosamente su ejecución, llevando, incluso, a los Estados miembros ante los Tribunales cuando resulta necesario. La Directiva de Aves ha reconocido la importancia de actividades humanas que coexisten con la naturaleza, tales como la caza, la pesca y la agricultura. Gran parte de la superficie ocupada por la red Natura 2000 va a seguir, probablemente, en manos privadas, pero se deberá garantizar que su gestión futura se realice de forma sostenible, tanto desde el punto de vista ecológico como económico. Retos de cara al futuro A pesar de todos esos logros, la gran diversidad de la avifauna de la UE, con más de 500 especies silvestres, sigue sometida a fuertes presiones. Según los estudios científicos más recientes, el 43 % de las especies de aves europeas están amenazadas o están viendo cómo sus poblaciones se reducen de forma alarmante. Esto supone un enorme reto para la realización de la red Natura 2000 y su componente marino. Es necesario también brindar una protección aún mayor a las especies de aves comunes que dependen de zonas rurales. Los cambios en las políticas agrarias han provocado una preocupante reducción de las poblaciones de aves camperas. Desde 1980, sus poblaciones se han reducido en torno a un 50 %. Aunque ahora se están estabilizando, es preciso seguir trabajando para integrar mejor los requisitos de protección de las aves en las políticas agrarias y en otras políticas para rehabilitar especies tan importantes como el sisón común (Tetrax tetrax) o el guión de codornices (Crex crex). La salud de las aves silvestres es sintomática de las presiones que se ejercen sobre la biodiversidad, como el cambio climático, por ejemplo. Se está observando ya un cambio en la distribución de algunas poblaciones de aves. Uno de los retos más importantes de cara al futuro consiste en garantizar un espacio adecuado para la naturaleza y en adaptar las medidas de conservación de las aves a un clima cambiante. La Directiva de Aves contribuye también a la realización de los compromisos internacionales contraídos por la UE para la protección de las aves migratorias. Dado que muchas especies pasan parte de su vida fuera de Europa, resulta fundamental trabajar con otros países que se encuentran en sus rutas migratorias con objeto de darles la protección necesaria para el mantenimiento de unas poblaciones de aves saludables. Contexto La Directiva de Aves se adoptó en respuesta a la creciente preocupación suscitada por la reducción de poblaciones de aves silvestres europeas como consecuencia de la contaminación, la pérdida de hábitats y unas actividades humanas insostenibles. Obedecía, también, a la necesidad de reconocer que las aves silvestres, muchas de ellas migratorias, son un patrimonio común de los Estados miembros, cuya conservación eficaz requiere una cooperación internacional.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.