Benjamin-Nicolau 's

Environm Ciencia, Tecnologia y Economia

Archive for 10/10/08

Reforming the governance of the International Financial Reporting Standards system

Posted by benjamin-nicolau en octubre 10, 2008

Reforming the governance of the International Financial Reporting Standards system 

 

Parliament has set out its views on the proposal for a high-level Monitoring Group to oversee the bodies that develop International Financial Reporting Standards. MEPs are supportive of the proposal on the initial membership of the Group, but are doubtful about the value of setting it up until its role and powers have been clarified.

International Financial Reporting Standards are developed by the 14-member International Accounting Standards Board, which is appointed and overseen by the trustees of International Accounting Standards Committee Foundation, a private sector, not-for-profit organisation.  Earlier this year, Parliament adopted a report criticising these governance arrangements and calling for greater accountability in the system.   The IASCF has since proposing setting up a high-level Monitoring Group as part of reforms to address these concerns.
 
In a resolution adopted on Thursday by 568 votes in favour to 27 against with 43 abstentions, Parliament says this Monitoring Group should be entitled to recommend candidates as Trustees and be responsible for approving the selection of Trustees after an agreed nomination process. It calls for the Group to be involved in setting the agenda for the IASB so as to ensure transparency and accountability, while recognising that the subsequent accounting standard setting process should remain free of undue interference and should be done in full consultation with all stakeholders, including investors. 
 
Not enough clarity on role and powers?
 
Parliament expresses doubts about setting up the Monitoring Group at this stage, before a further consultation is launched and without a clear overview of the relationship to be established between the MG and the IASCF.  It does not agree with the proposed make-up of the group, saying that the IMF and World Bank should not be represented, but should instead include the chair of the Basel Committee on Bank Supervision among others.
 
MEPs say the membership of the Monitoring Group should reflect the balance of the world’s most significant currency areas, cultural diversity, and the interests of both developed and emerging economies and of international institutions which have accountability requirements before public authorities.  They are supportive of the initial proposal for its membership, but want to ensure EU market regulators are also represented and that no one organisation or country should have more than one representative. 
 
No need for an International Accounting Advisory Group
 
Parliament deplores the fact that it was not consulted on the Commission’s plans for an International Accounting Advisory Group in addition to the Monitoring Group.  
 
MEPs say membership of the Group should become effective only after the bodies represented have committed to introducing IFRS as their domestic accounting standard. 
 
Parliament wants to agree a Memorandum of Understanding on the association of legislators with the work of the Monitoring Group. 

Anuncios

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Consumidores: La Comisión europea propone derechos a escala europea para los compradores

Posted by benjamin-nicolau en octubre 10, 2008

Consumidores: La Comisión propone derechos a escala europea para los compradores

La Comisión Europea ha propuesto hoy una serie de derechos a escala europea para facilitar a los consumidores las compras tanto en internet como en las tiendas. La nueva propuesta garantizará a los consumidores, independientemente del lugar de la UE en el que realicen sus compras, la claridad de la información sobre precios, así como sobre gastos y tasas adicionales, antes de firmar un contrato. Reforzará la protección de los consumidores frente al retraso en la entrega o al incumplimiento de la obligación de entrega y establecerá, en toda la UE, derechos firmes para los consumidores en cuestiones como periodos de reflexión, devoluciones, reembolsos, reparaciones, garantías y cláusulas contractuales abusivas. La propuesta de Directiva sobre derechos de los consumidores simplifica las cuatro Directivas de la UE vigentes en la materia y las reúne en un único conjunto de normas. En el marco de una amplia y variada revisión y de una optimización de los derechos vigentes de los consumidores de la UE en sus compras, tanto a través de internet como en el propio establecimiento, la propuesta se centra en el comercio electrónico. El objetivo es aumentar la confianza de los consumidores y, al mismo tiempo, reducir los trámites administrativos que disuaden a las empresas de cruzar las fronteras nacionales, lo que impide que los consumidores disfruten de una mayor oferta, más competitiva. El establecimiento de un modelo de cláusulas contractuales en materia de consumidores recortará sustancialmente —hasta un 97 %— el gasto que soportan los comerciantes de la UE para conformarse a la norma. La propuesta de Directiva mejora la protección de la que gozan actualmente los consumidores en aspectos clave en relación con los cuales se han registrado numerosas reclamaciones en los últimos años, como la venta bajo presión, y adapta la legislación a la nueva tecnología y a los nuevos métodos de venta, como son el comercio a través del teléfono móvil o las subastas en línea, tipo «e-bay». La nueva propuesta incluye un requisito preciso de exposición clara en el punto de venta de la información sobre los derechos de los consumidores.

En palabras de Meglena Kuneva, Comisaria de la UE responsable de la protección de los consumidores: «Nunca hasta ahora, que el presupuesto de los hogares está sujeto a tanta presión y que el poder adquisitivo es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, había sido tan importante para los consumidores poder comparar precios para obtener las ofertas más ventajosas. La nueva legislación pretende reforzar la protección y llenar el vacío legal que existe en ámbitos clave y que está minando la confianza de los consumidores.

El mercado único tiene potencial para ofrecer mucha más variedad y mayores oportunidades a los consumidores. No obstante, para ello es necesario contar con una red de seguridad de los derechos que permita a los consumidores disfrutar de la protección necesaria para realizar sus compras con tranquilidad».

Hechos y cifras clave

Internet es una de las herramientas más potentes con las que han contado jamás los consumidores. Proporciona una gran riqueza de información relativa a productos y precios y permite acceder fácilmente a muchos más comerciantes de lo que hasta ahora había sido posible. En la actualidad, ciento cincuenta millones de ciudadanos de la UE —un tercio de su población— realizan compras a través de internet. Por el momento, sólo treinta millones de esos ciudadanos realizan compras transfronterizas en la red. En términos generales, los compradores transfronterizos gastan una media de 800 EUR anuales, es decir, un total de 24 000 millones EUR, lo que demuestra el enorme potencial que tendría el mercado interior si más gente se atreviera a cruzar las fronteras.

La legislación vigente

La legislación en materia de protección de los consumidores que rige en la actualidad en la UE procede de cuatro Directivas: cláusulas contractuales abusivas[1], venta y garantías[2], venta a distancia[3] y venta a domicilio[4]. Estas Directivas contienen requisitos mínimos; a lo largo de los años, los Estados miembros han ido añadiendo disposiciones de manera descoordinada, convirtiendo la legislación de la UE en materia de contratos de consumo en un mosaico de veintisiete conjuntos de normas diferentes; por ejemplo: un combinado de diferentes obligaciones en materia de información; periodos de reflexión de distinta duración, que van desde los siete a los quince días; y obligaciones diversas en cuanto a reembolso y reparación.

La nueva propuesta

La Directiva sobre derechos de los consumidores se refiere a los contratos de compraventa de bienes y servicios entre empresas y consumidores. De manera general, la nueva Directiva abarca todos los contratos, es decir, las compras realizadas en un establecimiento, a distancia o fuera del establecimiento.

  • Información precontractual. Esta Directiva incluye una serie de requisitos claros relativos a la información que el comerciante está obligado a proporcionar al consumidor en cualquier contrato que firme con él, de manera que este pueda elegir con conocimiento de causa; por ejemplo: las principales características del producto; la dirección postal y la identificación del comerciante; el precio del producto, con impuestos incluidos; y cualquier gasto adicional de envío, entrega o postal.
  • Disposiciones sobre la entrega y la transmisión del riesgo al consumidor (en la actualidad estos aspectos no están regulados a nivel de la UE): Se establece un máximo de treinta días naturales, contados a partir de la firma del contrato, para que el comerciante entregue la mercancía al consumidor. El comerciante soporta el riesgo y el coste de deterioro, así como la pérdida de la mercancía, hasta el momento en que el consumidor la recibe. En caso de retraso en la entrega o de incumplimiento de la obligación de entrega, el consumidor tendrá derecho a recibir una indemnización lo antes posible y, en cualquier caso, en un plazo máximo de siete días a partir de la fecha de entrega; este derecho es nuevo en la mayoría de los Estados miembros.
  • Periodos de reflexión (ventas a distancia, por ejemplo a través de internet, del teléfono móvil o por catálogo, o ventas bajo presión): Se establece un periodo de reflexión para toda la UE de catorce días naturales, en los que el consumidor puede cambiar de opinión. Se introduce un modelo de formulario de desistimiento fácil de utilizar.
  • Reparación, sustitución y garantías. Se pretende incrementar la certeza de que todos los consumidores tengan los mismos recursos a su disposición cuando reciban un producto defectuoso (es decir, reparación o sustitución en un primer momento, seguido de reducción del precio o reembolso del dinero).
  • Cláusulas contractuales abusivas: Se establece una nueva lista negra de cláusulas contractuales abusivas prohibidas en toda la UE en todos los casos y una lista gris, también para toda la UE, de cláusulas contractuales que se consideran abusivas mientras el comerciante no demuestre lo contrario.

Asimismo, se refuerza la protección en numerosos ámbitos, entre otros:

  • Las subastas en línea: la Directiva establece la obligación de que las subastas, incluidas las subastas electrónicas, cumplan los requisitos estándar en materia de información.
  • La venta bajo presión: Se refuerza significativamente la protección frente a las ventas bajo presión (ventas negociadas fuera del establecimiento o «venta directa») como reacción al elevado número de reclamaciones de los consumidores, en particular por lo que se refiere a las situaciones de venta bajo presión en las que el consumidor no goza de protección alguna o goza de protección insuficiente; se establece una nueva definición, más amplia, de contratos de venta directa y se toman otras medidas para cubrir los vacíos legales.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »